lunes, septiembre 20, 2021

DXC Technology aplica Inteligencia Artificial y Big Data para mejorar la prescripción farmacéutica en pacientes polimedicados

En Galicia hay más de 150.000 pacientes polimedicados y de ellos, más de 30.000 tienen prescrita una combinación de medicamentos que puede ser potencialmente peligrosa si no se supervisa adecuadamente. DXC Technology ha desarrollado para el Servicio Gallego de Salud (SERGAS) una solución basada en Big Data e Inteligencia Artificial (IA) que optimiza la supervisión de estos pacientes, generando alertas y priorizando las revisiones cuando se identifican prescripciones de riesgo.

Un paciente polimedicado es aquel que toma seis o más medicamentos de forma continuada o toma más fármacos de los clínicamente indicados, a menudo prescritos por diferentes profesionales, que multiplican el riego de reacciones adversas, tratamientos duplicados, etc. Las consecuencias de la polimedicación pueden ser desde mayor riesgo de hospitalización a caídas en las personas mayores, y, según algunos estudios, podría incrementar la mortalidad. Lo explica la subdirectora general de Farmacia, Silvia Reboredo: “la polimedicación puede tener consecuencias sobre la efectividad de los tratamientos y la seguridad del paciente. Es decir, sobre su salud”.

Big Data e IALos algoritmos de análisis masivos y de Big Data permiten acelerar y automatizar esta revisión periódica asociando casos de pacientes con posibles problemas similares. Estos algoritmos ofrecen la capacidad de priorizar las revisiones generando alertas tipo “semáforo” para poder actuar con rapidez en caso de riesgo con un fuerte impacto positivo en la salud de los pacientes y reduciendo costes sanitarios en medicamentos, ingresos, etc. “La gran dificultad del paciente polimedicado es su volumen y que está en cambio continuo, lo que complica enormemente su gestión”, comenta Paulo Bustelo, responsable del proyecto de farmacia en DXC Technology. “Esto -añade-, lo convierte en el escenario perfecto para poner en valor los beneficios de un proyecto de Big Data y una oportunidad para aprovechar las capacidades de las soluciones de nuestra Enterprise Technology Stack”.

2.000 casos menos de fallo renalUn ejemplo: existe una combinación de fármacos que se asocia a un fallo renal conocida como Triple Whammy. Gracias a la herramienta desarrollada por DXC, solo durante el año pasado se han podido evitar más de 2.000 casos de este fallo renal al detectar el sistema que a los pacientes se les había prescrito la combinación farmacológica de riesgo.

Los algoritmos también han conseguido una reducción de costes estimada en cerca de 215.000 euros, ya que la incidencia anual del fallo renal agudo causado por la Triple Whammy es de 3,40 casos por 100.000 pacientes.

36.000 pacientes en posible riesgoEl Triple Whammy es solo un ejemplo concreto de un sistema de revisión y alerta que desde el año 2018 ha identificado en Galicia a casi 60.000 pacientes con potenciales problemas de seguridad por estar polimedicados. De ellos, más de un tercio estaban en el nivel más alto de riesgo.

A finales del año 2020 se consiguió reducir esa cifra en un 49% y en algunas áreas sanitarias incluso cayó un 60%. También se logró reducir en un 50% en algunos patrones de alto riesgo.

Esto significa no solo una mejora significativa en la salud de los pacientes, sino también el ahorro de costes sanitarios derivados de otras posibles medicaciones o ingresos que se puedan producir.

Integración con el historial médicoLa información de estas revisiones se integra en la aplicación de historia clínica del paciente. De esta manera, los farmacéuticos pueden realizar la revisión y seguimiento de paciente y, en su caso, de las altas hospitalarias, ya que después de un ingreso se producen desajustes en la medicación y se generan muchas inadecuaciones.

La implantación de este sistema de análisis masivos de datos ha implicado en principio a médicos de atención primaria, personal de enfermería y farmacéuticos de los centros de salud, aunque este proceso de revisión de la medicación también se está extendiendo a los hospitales.

De lo cuantitativo a lo cualitativoTradicionalmente, la gestión de este tipo de pacientes se priorizaba en los casos con mayor número de medicamentos y a medida que se progresaba se bajaba un nivel inferior de medicación. Gracias a este sistema se modulan los esfuerzos poniendo el foco más en los patrones de riesgo que en el número de fármacos y, especialmente, en aquellas combinaciones que pueden llegar a ser fatales. Esta revisión se realiza periódicamente, ya que hay nuevos pacientes polimedicados y, en muchos casos, a los que ya eran polimedicados se les modifica la medicación.

A través de una plataforma de difusión, también gestionada por DXC, cada mes se publican los informes con los datos más recientes y su histórico, incluyendo resultados estadísticos, pacientes en riesgo clasificados por nivel de gravedad, distribución de los pacientes por servicios, etc.

Los profesionales implicados de cada colectivo pueden centrarse en sus pacientes para revisar su medicación y llevar a cabo las acciones correctivas necesarias para evitar los eventuales riesgos que se hayan identificado. Por su parte, las gerencias de las distintas áreas sanitarias gallegas disponen de información que les permite hacer un seguimiento de la evolución de los indicadores a nivel global y en detalle por servicios o cupos de pacientes, de forma que pueden poner el foco en dónde sea necesario en cada momento para cumplir los objetivos que se establecen anualmente para toda la organización.

Artículos recientes

También te puede interesar